ASHA: UNA LUZ DE ESPERANZA

ASHA: UNA LUZ DE ESPERANZA

por Melissa Trouyet

Nos enteramos del caso de esta pequeña a través de una conocida que estaba trabajando en un proyecto a beneficio de los niños en una zona desfavorecida del área metropolitana. Unos jóvenes se le acercaron y le contaron del caso de esta perrita que tenía una herida gravísima con hueso expuesto, pidiéndole apoyo. Esta mujer nos contactó y nos pidió nuestro apoyo, contándonos que ya le iban a amputar la patita pero estaban buscando quien la acogiera o un albergue que la recibiera. Le expliqué que los albergues están saturadísimos y un caso así, sería muy difícil que alguien quisiera tomar. Sin embargo, no podía borrar la imagen de su patita destrozada de mi mente.  Decidí consultar a un Médico Veterinario que siempre nos apoya y pedirle su opinión del caso. Me contestó que con gusto la evaluaría. Hablamos con quien  la reportó ofreciendo hacernos cargo del caso, ella a su vez habló con los chavos y accedieron. Se canceló la amputación prevista para el día siguiente.

 

Al día siguiente llegó la perrita en un taxi con sus rescatistas a la clínica Animalitos donde fue recibida.

Después de evaluarla nos contactó el medico tratante y nos dijo que el hueso no había perdido irrigación y que había una posibilidad remota pero existente de salvarle la pata si conseguíamos tratamientos en la cámara hiperbárica, el cual es  muy costoso.

Lanzamos el caso de la perrita a redes pidiendo sugerencias de nombres para ella. Recibimos muchísimas sugerencias y votos y al final ASHA que significa esperanza en hindi ganó la mayoría de votos.

 

Asha fue ganando corazones en todos lados. Su mirada dulce y sus ganas de vivir y luchar fueron derribando barreras. La clínica hiperbárica nos hizo un paquete de descuento para su tratamiento.  La clínica veterinaria nos ayudo gestionando su caso, cuidándola y resguardándola. La cuidaban día y noche. Muchísimas personas se sumaron al esfuerzo. El caso de Asha se subió a Donadora y se logró reunir 20 mil 100 pesos en aportaciones y entre el equipo de Defensoría, amigos y familiares logramos recaudar los otros 30 mil. Fue realmente conmovedor ver cómo se iban sumando personas de todos lados para apoyar a Asha.

Hoy la patita de Asha está ya casi recuperada. Asha está esterilizada, vacunada, desparasitada y lista para encontrar un hogar para siempre. Asha nos deja una muestra del lado más bonito del ser humano, de la solidaridad, compasión y entrega y de que cuando nos unimos y se tiene voluntad ¡todo se puede!

Ayúdanos a encontrar hogar para Asha y cerrar una historia de esperanza con un final feliz.