Reflejo de una sociedad clasista y machista

Reflejo de una sociedad clasista y machista

por Melissa Trouyet

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que se trata a sus animales”

Mahatma Ghandi

La mañana del 12 noviembre, aunque fresca, era soleada y agradable para la temporada otoñal en el municipio de Ecatzingo en Estado de México.  A las 10 de la mañana ya había personas formadas en el auditorio con sus gatos en bolsas de mercado y sus perros con collar y correa tal como se había indicado, esperando arrancara la campaña de esterilización.

En los días posteriores al sismo que sacudió a México el pasado septiembre, se habían hecho recorridos en este municipio llevando ayuda para los damnificados. Durante estos fue evidente el grave problema de animales en situación de calle, y sobrepoblación en general aunada a negligencia y descuido. Con el apoyo de dos familias locales y las gestiones de las autoridades municipales quienes nos prestaron el auditorio arranco la jornada de esterilización.

Fue un día conmovedor, que te cimbraba en la realidad del México que vivimos y sobre todo agridulce.

A primera instancia la escena era el caso de éxito perfecto. Un equipo de veterinarios de Ecatepec había montado un quirófano móvil y había donado no solo su tiempo, sino que todos los insumos necesarios para las cirugías e incluso llevaron veterinarios recién egresados quienes también donaron su tiempo. Tres asociaciones animalistas y una voluntaria independiente del distrito federal reunieron croquetas, cobijas, y pipetas anti pulgas para repartir. Las dos familias locales se encargaron de repartir los volantes explicando los beneficios de la esterilización y las condiciones en las cuales tenían que llegar los animales para prevenir riesgos innecesarios y montaron un comal donde hacían sopes y repartían bebidas a los veterinarios y voluntarios. Pronto se habían repartido las 50 fichas (se tenia pensado esterilizar 50 animales) e incluso 10 mas. No faltó la historia conmovedora del día: un niño que llevo a su mascota Sheyla a esterilizar y se tiró al llanto cuando le dijeron su mascota tenía cáncer (tenia tumor venero transmisible) altamente contagioso y prevenible, por cierto, con esterilización oportuna y masiva en la comunidad. Una voluntaria se conmovió y traslado la mascota a DF donde permanecerá un mes en lo que se aplica el costoso tratamiento antes de ser devuelta a su dueño.

 

 

Sin embargo, detrás de 60 exitosas cirugías se filtra un reflejo de una sociedad negligente y desigual. Muchas de las intervenciones se complicaron, aunque fueron exitosas. Las hembras traían los tejidos débiles y rasgados de excesivos partos, había lesiones de vejiga y otras situaciones producto de poca atención y cuidado.

De 60 animales 11 fueron gatos (la mayoría hembras) y de los 49 perros operados se contabilizo 45 hembras y 4 machos. Mientras las hembras se encontraban en recuperación aun bajo efectos de anestesia, llegaban familias con otras mascotas a recogerlas. Al ofrecer esterilizar también a esas mascotas nos enfrentamos a una rotunda negativa “ellos no, pues son machos” (a pesar que la cirugía en machos es mucho mas sencilla y requiere muchos menos cuidados postoperatorios). También aparecían uno que otro que nos informaban que “su perro estaba bonito” y “sacaba buenos cachorros que servían para venta” y los terceros nos informaban que su “perro era fino”.

Uno hace lo que puede. Al termino del día regresamos los tanques de gas que nos habían amablemente prestado y descubrimos un criadero clandestino de Beagles en la azotea. Retornamos a la CDMX en silencio con un perro a tratar con cáncer y otro un Beagle de “raza” que a pesar de eso estaba flaco, maltratado y en situación de calle (como si ser de raza lo protegiera de una sociedad de olvido y negligencia en el mejor de los casos y violencia como otra posibilidad.)

Ecatzingo no es la excepción, la situación se repite en infinidad de municipios.

Los animales no son punto y a parte, desde tiempos ancestrales han sido parte de nuestras comunidades y sociedades, y como los tratamos a ellos nos tratamos entre nosotros: sin compasión, volteando la cara, con machismo, privilegiando el físico o ciertas “razas”, con discursos políticos demagógicos y políticas publicas retrogradas. Por cierto, mientras escribo esto se discute en la cámara la NOM 011-SSA2-2011 para la prevención y control de la rabia humana y en los perros y gatos, donde se privilegia la matanza animal por encima de la esterilización y prevención cuando diversos estudios internacionales comprueban que la prevención es la única solución. Otra vez quieren tapar el pozo ya que hay un niño ahogado.

Y así, marchamos hacia adelante consternados y confundidos sobre el indicie creciente de feminicidios, enojados que indígenas que robaron algo menor están pudriéndose en la cárcel mientras políticos que hunden cada vez mas a México huyen del país con fortunas robadas y se dan la vida grande, indignados de la cantidad de dinero que se asigna a partidos políticos y los continuos recortes en educación, medio ambiente y desarrollo social.

Albert Einstein dijo: “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados”. Considero no hace falta elaborar.

*Imágenes de referencia encontradas en google.